Compartir esta nota

El inicio de la temporada de pileta ha tenido una productiva reunión en las instalaciones del Polideportivo Municipal, donde se avanzó en la elaboración del protocolo para que los clubes, gremios y complejos puedan recibir a socios, afiliados y público en general.En representación de la Subsecretaría de Deportes estuvieron el profesor Rubén Arce y Soledad Pérez, quienes intercambiaron opiniones con representantes de los clubes Sokol, Acción, Centro Democrático Español, Polideportivo, Centro Empleados de Comercio y Complejo Papa Francisco.

Allí se analizaron pormenores de los requisitos que se deben cumplir para poder habilitar los natatorios ante el inminente inicio de la temporada estival, y la posible gran demanda que podría existir ante las restricciones para circular y visitar lugares turísticos, tanto por lo epidemiológico como por lo financiero.

Se informó que la presencia estará limitada a un número de personas que estará regulado por las dimensiones del natatorio y del espacio con el que cuenta cada lugar. Esta consigna será para las Escuelas de Natación, Colonias de Vacaciones o para la pileta libre.

Además se recordó que tendrán prioridad los socios de los clubes y afiliados a instituciones sindicales, y las inspecciones desde el municipio serán regulares y contínuas para verificar el cumplimiento de las medidas. También se especificó que los complejos deberán tener un lugar de acceso y otro de egreso para evitar contactos.

Ingreso limitado y Declaración Jurada

Entre las recomendaciones se mencionaron que las duchas y vestuarios deberán estar ubicados en el exterior, y que no podrán permanecer en el lugar personas que no se hallen habilitadas. Al respecto se aclaró que los padres que lleven a sus hijos a las colonias, deberán dejarlo en el acceso y de inmediato retirarse.

A la par deberán firmar una Declaración Jurada admitiendo estar aptos para concurrir al natatorio y deslindando responsabilidades a la entidad que lo cobija. Se estima que serán grupos de 10 a 15 alumnos por turno, que deberán trabajar con sus respectivos profesores; y luego tendrán un tiempo para retirarse y permitir el ingreso del turno siguiente.

Quienes concurran a estos lugares deberán hacerlo con tapabocas, y un kit con alcohol, agua y toalla, para evitar compartir los elementos con otras personas y la posibilidad de contacto. Las instituciones tendrán que presentar un plano de la ubicación del predio, el natatorio, con el correspondiente circuito de ingreso y salida.